Google Translate

sábado, 19 de noviembre de 2011

El Misterio de mis padres I

 
Fuera de Lugar

Aquel primer movimiento cortó de golpe el aire pesado en el que nos encontrábamos todos los del grado. El ánimo de los otros muchachos, los espectadores de la extraña pelea, sólo aumentaba la temperatura del caluroso patio de la escuela.

Pero cuando aquellos nudillos apretados chocaron contra mi rostro, no fui yo quien se contrajo de dolor, sino él, el otro, que agitaba su mano como si la hubiera aventado contra una pared de ladrillo.

Traté de acercarme, confundido.Todo eso debía ser un enorme error. Yo no quería pelear con él. yo no quería estar en esa situación. Es cierto que el primer día de clases es estresante para todos, pero no había necesidad de llegar a estos extremos. Intenté levantarlo, pero él empezó a patalear desesperado.

Los gritos de la multitud no parecían estar de mi lado, pues todos gritaban:- ¡ Abajo el monstruo!, ¡ suéltalo animal!

" Que yo sepa, yo no soy un animal, ¿ O sí?"pensé en medio de los gritos. Fue entonces cuando Roque, mi contrincante, al tratar de liberarse mordió mi cola.

Sí, mi cola.


Como si despertara de un sueño, como si abriera los ojos por primera vez, vi mi cola, vi mis manos como zarpas, mi cuerpo verde, grande y escamoso. Yo era un dinosaurio.

Créditos del Texto e Ilustraciones: Pablo Lara
© Texto e ilustraciones: Alfaguara infantil